¿Eres un Rocketman?

Recientemente vi la película Rocketman  sobre la vida de Elton John, yo, la verdad, nunca fui fan de Elton, más allá de escuchar inevitablemente los grandes éxitos de un artista como este, conocido en el mundo entero, ya había visto la película sobre la vida de Freddy Mercury, Bohemian Rapsody, que también me gustó mucho, a pesar de algunos detalles que eventualmente critiqué, pero me gustó mucho también, pero con Rocketman me ocurrió algo muy conmovedor, y es que la trama aborda la vida de este gran artista, utilizando técnicas que son muy conocidas en el mundo del Coaching, y me pareció interesante compartir el tema con Uds.

Las técnicas a las que me refiero son: la constelación familiar, de la cual podemos hablar en otro momento, y la que quiero tratar en esta oportunidad es la sanación del niño interior, y es que, hace un tiempo tuve la oportunidad de dictar un taller, sobre sanación del niño interior, a un grupo de amigas, en una iglesia en una localidad del Estado Carabobo, lugar donde vivo, acá en Venezuela, y manejamos un par de ejercicios que quiero invitarlos a realizar hoy, siguiendo las instrucciones que les voy a ir indicando.

Existen algunos síntomas, por llamarlo de alguna manera, que podrían indicarnos que necesitamos sanar el niño interior, pero no me quiero enfocar en eso, me gustaría ir directo al grano y que cada uno de Uds. pueda por sí mismo determinar el estatus de esa relación que tienen con su niño interior, lo primero que debes hacer, es ubicar una foto tuya cuando eras niño, todos nosotros tenemos por ahí guardada la foto del bautizo, o de algún cumpleaños, con esa foto vamos a trabajar, entonces fíjate lo que vas a hacer, trata de estar en un sitio tranquilo donde te puedas concentrar y te puedas conectar, y sobre todo para evitar el saboteo de los que te van a ver haciendo el ejercicio:

Con la imagen de la foto en tu mente, conéctate con el niño, te vas a acercar a él, lo vas a saludar, pregúntale como se llama, te le acercas y le preguntas:

La niña Carodosy en 3 edades distintas, pero la misma princesita … Te Amo Caro

” Hola, Cómo te llamas?, aquí vas a ir calibrando la conversación, rompiendo el hielo y permitiéndole al niño comunicarse. 

Luego le dices:

“Yo soy tu, ya adulto, soy el adulto en el cual te convertiste”

Continuas la conversación con el niño, escucha atentamente lo que él te dice, porque al final del ejercicio vas a tomar nota de sus respuestas, de sus gestos y sus reacciones,

Ahora pregúntale:

¿Qué te gusta?, escúchalo con atención, pregúntale, ¿Qué no te gusta?, luego pregunta, ¿Cómo te sientes?, ¿Qué necesitas?, ¿Qué puedo hacer para que te sientas seguro y querido?, ¿Cómo puedo hacerte feliz?

Una vez que escuches atentamente las respuestas del niño, le vas a decir:

A partir de hoy, yo voy a estar siempre a tu lado, no volverás a estar solo, yo voy a ocuparme de ti, de cuidarte, de quererte, de jugar y sonreír contigo, quiero que sepas que pase lo que pase, yo siempre voy a estar aquí para ti, juntos vamos a recuperar la prosperidad y seremos felices, te amo y dices su nombre.

Continua junto al niño, caminen ahora hacia un lugar bello, trata de visualizar un lugar hermoso, donde vas caminando con el niño, siéntate junto a él, en ese momento el niño te da un regalo, ¿Qué es ese regalo?, tu recibes el regalo y el niño te da un mensaje, escucha bien, ¿Qué te dice?, que mensaje te da el niño, haces una pausa, y ahora es tu turno de darle un regalo al niño, dale un obsequio y dale un mensaje también.

Ya vas a despedirte de él y le vas a decir:

Le dices por su nombre y luego le dices, recuerda que te amo, que estoy orgulloso de ti, que eres muy importante para mí, para mi vida de adulto, y me comprometo contigo a cumplir con lo que tu necesites para ser feliz, para que te sientas seguro y protegido, te amo y dices su nombre nuevamente.

Para finalizar necesito que recuerdes todo lo que hablaste con el niño, sus respuestas, las vas a anotar en un cuaderno, o en una libreta, para que quede el compromiso y puedas cumplir con lo que prometiste.

Poco a poco ve incorporándote, abre tus ojos y realiza varias respiraciones profundas, siéntate a trabajar en las respuestas del niño.

Dependiendo de cómo haya sido la experiencia, pues tendrás trabajo que hacer posteriormente para manejar tus miedos, tus inseguridades, si eres una persona explosiva, si te cuesta tener relaciones sanas y sólidas, si te cuesta que te llegue el dinero y muchas cosas más, mucho de esto tiene que ver con un niño que vive dentro de nosotros que está dolido, que está asustado, que está herido, y podemos resolverlo, esa es la buena noticia, que podemos resolverlo.

Busca información, documéntate, contacta a algún terapéuta, te recomiendo ver la película, y espero que con este ejercicio, puedas determinar si eres un Rocketman, y si definitivamente hay un niño dentro de ti que necesita sanar, pon manos a la obra, trabaja en eso y mejora, para tu propio beneficio.

@bycarodosy


Deja un comentario